Rotura del tendón del músculo pectoral mayor

 

El músculo pectoral puede romperse por dos causas:

 

– traumatismo directo contra una superficie dura con impacto de gran energía

– traumatismo indirecto, como el que se produce en el jugador de balonmano que va a lanzar el balón y el defensa le frena bruscamente para impedir el disparo.

 

Cuando se produce la rotura muscular aparece gran dolor en el tórax y brazo, impotencia funcional (no se pueden realizar los movimientos propios del músculo), equimosis (hematoma), edema y pérdida del perfil del músculo en el borde axilar de la región pectoral, se forma una hendidura.

 

 

 

 

Diagnóstico:

 

– Exploración clínica: En ella se comprueba que existe impotencia a la rotación interna del brazo contra resistencia.

– Pruebas complementarias: Ecografia y resonancia magnética.

 

Tratamiento:

 

El tratamiento siempre ha de ser quirúrgico, realizando la fijación del tendón en su zona de inserción en el húmero. Esta fijación se puede realizar por sutura directa practicando pequeños orificios en el húmero y pasando el hilo de sutura por los mismos para luego realizar el anudado o mediante el uso de arpones de anclaje que se fijan al húmero.

 

 

 

 

Tiempo de recuperación:

 

Tras un periodo de inmovilización inicial y posterior rehabilitación la recuperación se produce al cabo de, aproximadamente, 6-8 semanas desde la intervención quirúrgica.